Uso de cookies

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Saber más

Acepto

El conflicto, cuestión litigiosa, discrepancia o controversia, se define por el Diccionario de la Real Academia Española como el problema, cuestión o materia en discusión. Es un elemento esencial al arbitraje.

Son materias susceptibles de arbitraje las controversias sobre materias de libre disposición conforme a derecho (art. 2 de la Ley 60/2003 de Arbitraje)

A título meramente enunciativo, podemos resolver mediante arbitraje las controversias surgidas en las siguientes áreas de especialidad:

  • Arrendamientos urbanos y rústicos
  • Asociaciones, fundaciones y cooperativas
  • Comercio internacional
  • Conflictos medioambientales
  • Construcción, derecho inmobiliario
  • Contratación administrativa
  • Contratación mercantil
  • Contratos de colaboración: contratos de agencia, franquicia, comisión, corretaje y factoring
  • Derecho aeronáutico
  • Derecho bancario. Mercado de valores
  • Derecho de daños, Responsabilidad Civil y Seguros
  • Derecho deportivo
  • Derecho marítimo y portuario
  • Derecho patrimonial de familia
  • Derecho societario. Fusiones y adquisiciones (M&A)
  • Derecho urbanístico
  • Energía, plantas industriales e ingeniería
  • Farmacéutico y sanitario
  • Prestación de servicios
  • Propiedad horizontal
  • Propiedad industrial y derecho de la competencia
  • Propiedad intelectual y derechos de la imagen
  • Sucesiones y Donaciones
  • Tecnologías de la información y de la comunicación (TIC’s)
  • Telecomunicaciones
  • Transporte: Logística, la paquetería, el transporte por carretera, el transporte marítimo, el transporte frigorífico o el sector inmobiliario logístico

 

El conflicto, cuestión litigiosa, discrepancia o controversia, se define por el Diccionario de la Real Academia Española como el problema, cuestión o materia en discusión. Es un elemento esencial al arbitraje.


Son materias susceptibles de arbitraje las controversias sobre materias de libre disposición conforme a derecho (art. 2 de la Ley 60/2003 de Arbitraje)


A título meramente enunciativo, podemos resolver mediante arbitraje las controversias surgidas en las siguientes áreas de especialidad: