Uso de cookies

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Saber más

Acepto
  banner-nuevo-horario-es banner-calculadora-costos-es

La Corte de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio e Industria de Toledo organizó la cuarta edición del Congreso de Instituciones Arbitrales Corporativas dedicado a Arbitraje y Mediación el pasado 20 de diciembre en el Palacio de Congresos de Toledo.

El presidente del TAB Jesús M. de Alfonso debatió sobre el arbitraje institucional de las cámaras de comercio, industria y navegación en una mesa redonda moderada por el abogado y vocal permanente de la Corte de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio e Industria de Toledo Joaquín Sánchez Garrido. En la mesa también participaron el secretario general de la Corte Española de Arbitraje Pablo Poza y el catedrático de Derecho Internacional José Carlos Fernández Rozas.

Jesús de Alfonso se centró en la necesidad de las instituciones de generar confianza y ello en tres planos: confianza en su profesionalidad; confianza en la neutralidad e independencia de la propia institución, de modo que el justiciable pueda razonablemente creer que la institución en su actuación no va a seguir el dictado de nadie, ni está al servicio de intereses que no sean los de prestar el servicio social de institución neutral y por tanto que se va a nombrar un árbitro verdaderamente independiente e imparcial y el arbitraje se administrará de forma exquisitamente neutral y, finalmente, confianza en que se van a seguir los procedimientos predeterminados y no “ad personam”.

Entre las conclusiones del encuentro destacan que la realidad y la apariencia de buen Derecho constituyen la clave de bóveda de la cultura de los sistemas de resolución voluntaria de los conflictos. Además, se definieron y enunciaron las características que determinan la naturaleza jurídica de institución arbitral. También se pusieron en valor los principios informadores de las garantías procesales del arbitraje y la mediación institucional, generadores de confianza, no sólo en los usuarios sino también en los Juzgados y los Tribunales; Colegios profesionales y el justiciable. Una cuarta conclusión del congreso fue determinar la eficiencia y profesionalización del arbitraje institucional. Reflexión en orden a un excesivo número de instituciones arbitrales que genera ineficiencia de los recursos, desconfianza y menoscaba el arbitraje internacional

Por otro lado, también se acordó homogeneizar los instrumentos de promoción y las normas de procedimiento generadores de confianza, en especial en los conflictos con trascendencia mediática, económica y social. También la extensión de los ámbitos materiales a la empresa familiar, morosidad, propiedad intelectual e industrial, reclamaciones en el ámbito de la salud, entre otros. Además, se determinó que confidencialidad es sinónimo de confianza y privacidad, generadores de una relación jurídica civil y mercantil, próspera y duradera. Durante el congreso también se subrayó la dimensión académica de los institutos del arbitraje y la mediación. En línea con el espíritu del Derecho internacional y regional de la Unión Europea, se acordó promover en los currículos académicos de las universidades y escuelas de negocio la docencia de los institutos del arbitraje y la mediación. Finalmente, los asistentes destacaron la necesidad de promover el arbitraje internacional, en lo académico y procesal, con los países hispanoamericanos