Uso de cookies

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Saber más

Acepto
  banner-nuevo-horario-es banner-calculadora-costos-es

Jesús de Alfonso, presidente del Tribunal Arbitral de Barcelona (TAB) participó el sábado en una mesa redonda sobre las ventajas del sistema arbitral para la empresa y el empresariado en el marco de la segunda edición del Congreso Internacional de Arbitraje celebrado del 24 al 26 de octubre en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona.

El presidente del Tribunal Arbitral de Barcelona (TAB), Jesús de Alfonso, participó el sábado 26 de octubre en una mesa redonda organizada en el marco del II Congreso Internacional de Arbitraje que reunió expertos de todo el mundo en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona del 24 al 26 de octubre.

IICongresoInternacionalArbitraje

Moderada por el abogado y árbitro Javier Menor, la mesa redonda se centró en repasar las ventajas del sistema arbitral para la empresa y el empresariado. De Alfonso destacó la “profesionalidad y voluntariedad” del arbitraje. Por otro lado, también subrayó como valor añadido de la figura del árbitro “su conocimiento especializado” de cada sector, así como su “neutralidad”. En este sentido, el presidente del TAB se mostró contrario al sistema de tres árbitros ya que las instituciones arbitrales velan por la imparcialidad y por generar confianza a través de la transparencia y la revisión de los laudos arbitrales si es necesario. Finalmente, de Alfonso afirmó que el reto es hacer del arbitraje un procedimiento efectivo y una alternativa atractiva a los procedimientos judiciales.

El presidente del TAB compartió mesa con el vicepresidente ejecutivo de Legal&Compliance de Meliá Hoteles Juan Ignacio Pardo; la abogada y árbitro de Garrigues Carolina Pina; y el abogado y árbitro  Clifford J. Hendel. Precisamente Hendel puso sobre la mesa algunas dudas alrededor del coste, el tiempo y el mimo de las partes implicadas en un proceso arbitral que Jesús de Alfonso quiso comentar. Por un lado, el presidente del TAB destacó que las instituciones arbitrales son privadas y que, en consecuencia, “las partes deben asumir los costes que eso conlleva”. Además, añadió que “la calidad de los árbitros seleccionados con más de 15 años de experiencia en el caso del TAB (10 años por lo que hace referencia a expertos en tecnologías de la información y la comunicación) también determina el coste del proceso”. En cuanto al tiempo, de Alfonso resaltó la importancia de “concienciar en la eficiencia” y destacó que, en este sentido, “las cláusulas arbitrales son disuasorias ya que el demandado sabe que el proceso de resolución será rápido”. Finalmente, de Alfonso añadió que “el talante” de las instituciones y de los árbitros en el trato de las partes “es el adecuado”.

Podéis consultar a continuación las conclusiones del Congreso facilitadas por los miembros del Comité Científico (PDF).